martes, 26 de abril de 2016

Aplicaciones no previstas del juego (más o menos de rol) que preparé para el colegio.

Por fin he podido estrenar el juego (no diré que de rol, pero sí que tiene mucha influencia de estos) que estuve preparando para usar en el aula del colegio, mezclando un montón de asignaturas.

La tumba del Faraón es un juego en el que los alumnos interpretan a unos personajes que se ven envueltos en una aventura que los llevará a Egipto. Con él se trabaja distintas asignaturas de educación primaria de manera conjunta (como los proyectos de educación infantil). Pero no voy a hablaros sobre el planteamiento del juego, sino sobre tres momentos en su ejecución en los que he implementado nuevo contenido del temario de lengua, que no estaba previstos de antemano.

Debido al nº de alumnos que se tienen en un aula, y que lo quería difundir para que los profesores que lo deseasen lo pudieran utilizar en sus colegios, no lo considero propiamente un juego de rol. Eso sí, en muchos momentos se aplican dinámicas y elementos roleros. Lo que sí que puedo decir es que es un proyecto de gamificación que funciona muy bien en el aula.

Y al aplicarlo, he descubierto tres utilidades nuevas que no contemplaba en la aplicación original y que quiero explicar para dar idea a los maestros/las maestras que puedan leer esta entrada.

Lo primero. En la programación de lengua, los alumnos tenían un apartado sobre el lenguaje periodística y, en concreto, sobre la entrevista. Pues ya lo tenemos, más fácil imposible. A quién vamos a entrevistar mejor que al personaje que acaban de crear para la aventura. Aprovechamos el espacio que queda en su "ficha de personaje" y escribimos una pequeña entrevista para saber cosas sobre la vida (y los rasgos de carácter) de su personaje.

Lo segundo. Tenemos un ejercicio sobre textos reales y los alumnos tienen que rellenar un formulario. Pues en lugar de usar el formulario estandar que aparece en el libro de texto, descargo un formulario real de la Federación de Aeronáutica y les cuento que tienen que escribir a sus personajes. Para ser unos grandes aventureros, que menos que aprender a pilotar aviones... No digo cómo se motivaron.

Y último. En el libro de texto (otra vez de lengua) aparecen los elementos básicos del debate y algunas propuestas de debate más o menos interesantes. Y si os digo que sustituimos el libro de texto por el momento del juego en el que tenían que decidir si marcharían hacia Egipto a través del norte de Africa o lo harían por el sur de Europa. Pues eso, un debate realmente significativo en el que salieron cosas tan interesantes como los países que estaban en guerra, el clima atmosférico, lugares más civilizados, dónde comer y dormir.... Un auténtico debate muy significativo para sus intereses.