lunes, 18 de mayo de 2015

Patrick Rothfuss

Aquí os presento el cuarto vídeo del ciclo de literatura fantástica.
En este caso le ha tocado al autor de El Nombre del Viento, Patrick Rothfuss. Un vídeo que tuve el placer de compartir, además de con mis compañeros habituales, con un invitado de lujo: +Pedro Camacho Escritor, el cual ha escrito esta maravillosa introducción sobre el autor.
Os dejo con las palabras de Pedro y después el vídeo:

"Patrick Rothfuss, profesor adjunto de lengua y literatura inglesa en la universidad de Wisconsin. ¿Por qué empiezo esta introducción diciendo a qué se dedicaba Patrick Rothfuss antes de hacerlo en exclusiva a la escritura? Muy sencillo: es una de las claves, a mi modo de ver, de su éxito como autor. Y es que este escritor de Madison, que puede presumir de ventas millonarias, ha establecido el éxito de sus novelas gracias, en parte, al preciosismo de su lenguaje, al cuidado estilo y al conocimiento del idioma en el que escribe: el inglés.
Podríamos destacar su innovación en el concepto de Magia-Tecnología, su idilio con la música en particular y con las artes en general a lo largo de sus escritos, la potencia de alguno de sus personajes: Auri, Kvote, Elodin…, podríamos incluso achacarle el alargamiento excesivo en el segundo de los volúmenes de su saga, o su “extraña” última novela, podríamos decir de él esas cosas y muchas otras. Sin embargo, lo que para mí define a Patrick Rothfuss como autor es, precisamente, lo que he dicho al principio: es un escritor que trata el lenguaje, las palabras, su significado profundo y todo lo que tiene que ver con esto con un mimo y una intencionalidad desconocida en la mayoría de obras de otros autores. Es justamente esta realidad la que le hace único. La belleza de su prosa no tiene igual y la fluidez de sus historias es espectacular gracias a esto.

¿Podríamos sacar más aspectos negativos en la obra de Rothfuss? Sin duda. ¿Merecería la pena? Desde mi humilde opinión: no. La fuerza narrativa de este autor es tal que aplasta sus posibles defectos, de modo que el lector no puede sino disfrutar de cualquiera de sus obras."